147

USO CORRECTO DE MEDICAMENTOS (I): COLIRIOS.

¿Qué es un colirio?
Es una preparación farmacéutica líquida destinada a aplicarse directamente en los ojos.
Son básicamente medicamentos con actividad antiinfecciosa o antiinflamatoria, pero también para el tratamiento de enfermedades propias del ojo como el glaucoma.
Asimismo, se usa esta denominación para los preparados oftálmicos que únicamente tienen actividad lubricante, o para las lágrimas artificiales que palian la sequedad ocular.

¿Qué características tiene la administración de colirios?
En primer lugar, señalar que la acción a través de cual se administra un colirio también recibe el nombre de instilación.
Y dada la delicada zona de aplicación, los colirios tienen que ser estériles y, además han de observarse las siguientes precauciones ya que es muy fácil su contaminación, lo que podría afectar al ojo donde se administran:

- Manipular los colirios siempre con las manos limpias. Para ello hay que lavarse las manos inmediatamente antes de la aplicación del medicamento.

- Evitar el contacto de la punta del aplicador del colirio tanto con los dedos, como con el ojo en el momento de la instilación.

- Una vez finalizado el tratamiento, debe desecharse todo tipo de colirios ya que, una vez abiertos, presentan una duración limitada de cuatro semanas que nunca debe sobrepasarse. Por lo que hay que estar especialmente atentos o usar monodosis. Al contrario de lo que se cree, no debe administrarse todo el contenido a la vez sino que se puede ir administrando durante un día entero y después desecharla. No utilizar más allá de 1 día, pues no lleva conservantes.

- Los colirios son para uso personal, es decir, no deben compartirse con otras personas.

- Mantener el envase bien cerrado en un lugar fresco y seco hasta la siguiente aplicación.

¿Cómo se aplican los colirios?
La efectividad del colirio que le prescribió su médico o le indicó su farmacéutico puede verse reducida si no aplica correctamente las gotas. Asimismo, una correcta instilación del colirio ayuda a reducir los efectos adversos, tanto locales como generales.
Las siguientes recomendaciones le van a ayudar a instilarse el colirio correctamente.

Primer paso:
Una vez destapado el envase, sujételo con su mano más hábil, y con el dedo índice de su otra mano baje el párpado inferior para formar un espacio donde instilar la gota.

Segundo paso:
Posicione el envase sobre el ojo (sin tocarlo) a la altura del espacio recién formado (saco conjuntival) y apriete el frasco hasta que caiga una gota.
Ayuda en el procedimiento el inclinar la cabeza un poco hacia atrás y hacia el lado del ojo donde se aplicará la gota.

Tercer paso:
Después de aplicar la gota, mantenga el párpado cerrado durante 1-2 minutos antes de parpadear con el fin de dar más tiempo para que penetre el medicamento.

Cuarto paso:
Para disminuir la posibilidad de efectos adversos sistémicos (es decir, fuera del ojo en el resto del organismo), se sugiere que al mismo tiempo que se cierra el párpado tras la instilación, se aplique una suave presión con el dedo índice sobre el conducto lacrimal (que se ubica entre la base de la nariz y el ojo).
Utilice, además, un pañuelo de papel para secar inmediatamente el exceso de gota y evitar que contacte la delicada piel de los párpados.



Otras recomendaciones de interés:

- Una gota de colirio posee un volumen de 25-50 microlitros. Sin embargo, dependiendo del parpadeo el volumen que puede retener el ojo es de 10 microlitros, por ello la administración de más de una gota a la vez es inútil, no mejora la eficacia del colirio y en cambio puede aumentar los efectos adversos.

- La instilación, por error, de dos gotas en lugar de una no implica que deba anular o postergar la siguiente aplicación, mantenga la pauta de administración. No obstante, si no está seguro si la gota entró o no, instílese otra gota. Es importante asegurarse de que la gota entre en contacto con el ojo.

- Una vez que la gota de colirio penetra en el ojo necesita un tiempo de 5 minutos para absorberse. Por tanto si se tiene que aplicar un segundo colirio tendría que esperar este tiempo para evitar el “efecto lavado” del primer colirio, y éste se pueda absorber y actuar.

- Algunos colirios se presentan en forma de suspensión, en estos casos es fundamental agitar el colirio antes de su instilación. Esto favorece la distribución uniforme del principio activo, mejorando su penetración y efecto en los tejidos oculares.

- En el caso de emplear pomadas oftálmicas, se procederá del mismo modo que con los colirios, de manera que quede aplicada sobre el fondo del saco conjuntival una cantidad equivalente a un grano de arroz. Para desprender el filamento de pomada se debe rotar el tubo. A continuación se deben cerrar los párpados y aplicar sobre ellos un ligero masaje.

- Cuando coincidan la instilación de un colirio y la aplicación de una pomada, siempre debe ponerse primero el colirio y a continuación la pomada.

No se asuste si:

* Tras la instilación del colirio se produce un ardor o enrojecimiento leve en el ojo de corta duración. Esto es esperable y no debe motivar la interrupción del tratamiento.
* La visión se vuelve borrosa durante unos instantes tras la instilación. Simplemente evite realizar actividades que necesiten mayor agudeza visual durante ese tiempo.
* Percibe el sabor del colirio en la boca. Esto sucede porque el conducto lagrimal drena hacia el interior de la nariz, que a su vez está comunicado con la garganta.

- No utilice las lentes de contacto, si no tiene la certeza de que no se alterarán tras la instilación del colirio. Esto es debido a que los principios activos y excipientes de los colirios se pueden acumular en las lentes y deteriorarlas. Cerciórese con su farmacéutico, con el prospecto del colirio y también puede consultarlo en el Listado en el que se informa de la compatibilidad de los colirios de los diferentes grupos terapéuticos con el uso de lentillas.

424

Descargar información